De los cuarenta parriba...

sábado, 4 de septiembre de 2010

Mi amiga está cabreada con el mundo empresarial, en particular con los empresarios que pasan tres pueblos de tener en consideración un currículum después de echar un vistazo a la fecha de nacimiento del que lo envía. Ya puedes tener años de experiencia, ya, que si pasas de los cuarenta, te los puedes comer con patatas.
Mi amiga tiene para aburrir (experiencia, digo) es buena en lo suyo y tiene los años muy bien llevados. Pero eso poco les importa a los contratantes, por lo que se ve. Y mi amiga, que tiene un ramalazo vengativo cuando se pone, ahora se ha puesto. Y puestos a ponerse, va y se pone a elaborar una lista de empresas que discriminan a la gente "de su edad". Y además la publica en un blog, por si alguien más quiere dejar su testimonio.
Yo no sé si servirá de algo, pero como es mi amiga, y además tiene más razón que una santa, os dejo el enlace a la derecha del susodicho blog. Vamos, que pocos visitantes le voy a llevar, pero como se suele decir... un grano no hace granero pero ayuda al compañero.

8 comentarios:

Lola Mento dijo...

¡Gracias Maris!
Jué, no sé por donde empezar a agradecerte, si por ponerme el enlace o por lo bien que me dejas profesionalmente.
Oye, ¿puedo incluir en mi CV que te llamen a ti?. jijiji

Seda dijo...

Puedes

Labegue dijo...

Estaremos atentos, que me queda poco ya.

Pilar dijo...

Hola...
Que digo yo, que si es que no vas a escribir mas....que llevo ya cuatro meses, eh!, a diario, viendo esto de "De los cuarenta parriba".
Enga mujerrrrrr

Anónimo dijo...

¿Oiga que pasó, aquí han cerrado ya?

Olivia dijo...

Hola Seda, espero que estés bien, te extraño. También espero que un día vuelvas a dar noticias. Besos enormes!

Labegue dijo...

Te pondría una canción, pero casi mejor que te lo digo. Anda, escribe algo!

pcbcarp dijo...

Me parece que la razón actual de que no quieran contratar a gente de más de 40 es que según los psicólogos de gestión de recursos humanos, es más difícil venderles la moto de la motivación y el proyecto: "sí, sí, todo lo que quieras, pero si quieres que curre 10 horas me las tienes que pagar, que con una tarjeta de la empresa con mi cargo en inglés para presumir en los bares no me vale." Y, eso, no.